6 de octubre de 2011

La vida es bella

Una historia sencilla que no es fácil de contar. Como en una fábula hay dolor, y, como una fábula, está llena de maravillas y de felicidad.

Hay películas que nos asustan, enternecen, que nos hacen reír y llorar, que nos atrapan de principio a fin y cuya banda sonora pasa a la historia. Todas estas características podemos encontrarlas en una de las películas más valiosas de los últimos años: La vida es bella.


Este largometraje nos cuenta la historia de Guido (encarnado por un brillante Roberto Benigni) un italiano descendiente de judíos que antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial se traslada a la Toscana (Arezzo) con la idea de abrir una librería; allí conoce a Dora, una joven maestra comprometida con un fascista. Guido, con su humor y audacia logrará ganarse el corazón de Dora hasta convertirla en su esposa y tener un hijo con ella, el pequeño Josué. Al estallar la guerra, Guido es mandado a un campo de concentración a dónde, voluntariamente, le sigue su mujer; allí Guido hará lo imposible para hacer creer a su hijo que la terrible situación que están padeciendo es tan sólo un juego y que su misión es conseguir puntos para ganar un carro blindado.

La película nos cuenta una hermosa historia de comienzo a fin, yo, personalmente, dividiría el filme en dos partes: La historia de amor entre Guido y Dora; y la supervivencia en el campo de concentración.

En la primera parte podemos observar a un Roberto Begnini del más puro estilo Chaplinesco, que nos muestra situaciones absurdas llenas de ingenio que logran arrancarnos sonrisas inocentes como las de un niño. En esta primera parte se nos narra cómo Guido llega a la Toscana y allí comienza una nueva vida mientras intenta enamorar a Dora con absurdas situaciones que, si bien parecen fruto de la casualidad, podrían darse en el mundo real.

La segunda parte de la cinta adopta un tono más serio y duro, ya que narra cómo Guido es recluido en un campo de concentración con su hijo Josué y cómo Dora pide que la internen a ella también a pesar de saber que estará separada de su marido. En esta segunda mitad podemos observar como el agudo ingenio de Guido deja atrás las situaciones cómicas para centrarse en una misión mucho más importante: ocultar a Josué la dura situación que viven haciéndole creer que ambos son participantes de un concurso cuyo premio final es un carro blindado. De este modo las normas del campo de concentración pasarán a ser el reglamento de un juego, los trabajos de los prisioneros se transformarán en trabajo para construir  el carro blindado, y los niños alemanes competidores de Josué.

Hermosísima fábula sobre el amor que conquistó el corazón de medio mundo. Las sonrisas, la tragedia, la ternura y el llanto se entremezclan para mostrarnos como el amor puede hacer que las situaciones más horribles puedan, con un poco de imaginación, ser vistas con la inocencia de un niño.
Película galardonada en numerosas ocasiones contando con premios en el Festival de Cannes, un Bafta a mejor actor (Benigni) y tres Oscars de la Academia (Mejor actor, mejor película de habla no inglesa y por su Banda sonora).

Mención aparte merecen todas aquellas cosas que esta película ha dejado en la historia del cine, desde su increíble banda sonora, pasando por muchas de sus escenas (¿Quién no recuerda a Guido, indicando a todo un pueblo que se aparte de la carretera, ser confundido con un alto mando fascista en la escena inicial del filme?) hasta llegar a la más famosa de las frases del filme que todos, aun sin haber visto la película, hemos oído alguna vez: ¡Buenos días princesa!

En definitiva, una película más que recomendable, que gustará a toda clase de público y que nos hará que, al acabar de verla, hayamos reído y llorado como jamás imaginaríamos que haríamos con una película. 

Un relato que demuestra que el amor y la imaginación lo superan todo. La vida es bella.


Lo mejor: Una historia mágica, que atrapa de principioa  fin y fusiona a la perfeccion el humor y el drama
Lo peor: En mi opinión, absolutamente nada.

Puntuación:
Guión: 10
Interpretaciones: 10
Banda Sonora:10
NOTA MEDIA: 10


Ficha Técnica:
Título original: La vita é bella
Año: 1997
Duración: 117min.
Director: Roberto Benigni
Reparto: Roberto Benigni, Nicoletta Braschi, Giorgio Cantarini, Marisa Paredes, Giustino Durano, Horst Buchholz
Música: Nicola Piovani
Banda Sonora Original:

video

Pilar Suzume

3 comentarios:

  1. Muy buena la reseña! Tengo que decirles que todavia no he visto la pelicula, pero que siempre he querido verla, y que gracias a esta entrada me han entrado mas ganas de verla. Buen trabajo :)
    Un saludo!
    PD: el comentario de antes lo borre porque me comi una palabra xD

    ResponderEliminar
  2. Deberias verla cuanto antes!! Es una película que has de ver antes de morir.

    PD: ya esta eliminado.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena sinopsis, a mi también me pareció hermosísima, siempre la recomiendo y la he visto varias veces, tiene ese regusto agridulce de los grandes novelones.

    ResponderEliminar

Puedes dejar aquí tu opinión sobre este artículo. Gracias.