27 de febrero de 2012

Oscars 2012

Un año más hemos tenido el placer de asistir a la madrugada (española) más repleta de estrellas en el panorama cinematográfico. Ayer se celebró en el Kodak Theatre de Los Ángeles (California) la edición número 84 de los premios más prestigiosos en el mundo del cine: los Oscar. La noche nos deparó una gala conducida por el incombustible Billy Cristal y sin excesivas sorpresas, en la que la nota destacable en la alfombra roja la pusieron las actrices con sus modelos y Sacha Baron Cohen con un numerito para patrocinar su próxima comedia, "El Dictador", con urna de cenizas de Kim Jong-Il incluida.

24 de febrero de 2012

La invención de Hugo

"Descubre la magia del cine de la mano de uno de los directores más legendarios".

Con esta frase inicial, Martin Scorsese abre las puertas al delicioso cuento que recibe el nombre de "La invención de Hugo" (Hugo). Y aunque parezca mentira, el director al que se refiere esa frase promocional no es el propio Scorsese (aunque bien pudiera serlo, viendo su trayectoria), sino a George Méliès, uno de los pioneros en el mundo del celuloide. Y al igual que Méliès consiguió enseñar a la gente como se fabricaban los sueños, Scorsese nos sumerge en uno de esos sueños con una narración inolvidable, tanto por lo emotivo como por lo visual.

22 de febrero de 2012

Y el libro perdió su cara


Muchos libros tienen la suerte o la desgracia de caer en manos de cineastas dispuestos a llevarles a la gran pantalla. 

De esta simbiosis en la que el libro aporta la idea y el director la imagen pueden surgir geniales adaptaciones tales como  “El Señor de los Anillos”, “El Padrino”  o “It” o auténticos horrores como “From Hell”, “Posdata: Te Quiero” o “Dorian Gray”.

Pero dejando a un lado la calidad de las cintas quisiera tratar un tema que me parece que ha sido poco tocado y que supone un autentico sacrilegio para aquellas personas que amamos la lectura. Me refiero a los cambios de portada que sufren aquellos libros que dan el salto a los 24 fotogramas por segundo.