25 de mayo de 2015

El Pupitre de al Lado

Esta semana volvemos con reseña de manga, en este caso uno de comedia, bastante fresco, desenfadado y que proporciona un gran respiro dentro de la profundidad y la seriedad que encontramos últimamente en el catálogo. Ediciones Tomodomo se ha caracterizado por licenciar series de gran calidad aunque supongan un riesgo por no ser lo que habitualmente se lee fuera de Japón. Es el caso de El Pupitre de al Lado (Tonari no Seki-kun), un manga en el que no encontrarás grandes batallas, ni poderes, ni historias de amor... o quizás de todo un poco. Todo depende de la imaginación de sus protagonistas durante sus muchas horas sentados en el pupitre de clase, un lugar en el que todo puede ser posible para sacarte una carcajada.


El Pupitre de al Lado es un manga atípico, tanto en argumento como en estructura. Su historia está protagonizada por Rumi Yokoi, una joven estudiante japonesa que es testigo día a día, para su desgracia, de los juegos que su compañero Seki Toshinari se inventa para matar el aburrimiento en clase. Seki ha hecho de la necesidad de distraerse durante la lección todo un arte. Domina clásicos como fabricar un folioscopio o construir un circuito de dominó con gomas de borrar, pero también se atreve con propuestas más innovadoras, como esculpir figuras de arena o realizar una excavación paleontológica en su propia mesa. Todo esto traerá de cabeza a su compañera Yokoi quien, a pesar de sus esfuerzos por que Seki deje de jugar y preste atención en clase, acabará siempre tan fascinada como el lector por la originalidad de sus pasatiempos.

Como podéis observar la trama y el desarrollo de la misma es muy novedosa y original, basándose
únicamente en una sucesión de "tiras cómicas" que hacen las veces de capítulos, de unas 10 páginas de media, que siguen siempre el mismo esquema narrativo: Rumi quiere prestar atención a la lección pero le es imposible porque su compañero Seki no para de hacer travesuras, ya sea jugando al ajedrez japonés, practicando la ouija, tejiendo peluches o incluso cuidando de gatitos. Pese a la repetición en los esquemas no se hace para nada pesado o reiterativo, todo lo contrario, estas deseando pasar las páginas para ver que nueva ocurrencia ha tenido Seki y cómo va a reaccionar Rumi ante ella. Todo ello en una clave total de humor, sin más pretensiones que entretener y hacerte sacar una sonrisa, cosa que consigue continuamente.

Antes de continuar, hay que decir que El Pupitre de al Lado es una obra de Takuma Morishige, un mangaka que ha tocado bastantes géneros desde sus inicios en el shônen, en el año 2006 con Aihoshi Modoki. Desde entonces y hasta ahora ha trabajado en obras de diversa catalogación, desde el seinen (Ane Gurumi, Iinari Gohan), hasta el terror (Gakuen Rengoku Zombie Mate), hasta asentarse definitivamente en el humor, siendo El Pupitre de al Lado su mayor éxito. El Pupitre comenzó a publicarse como one shot en el año 2010, para serializarse definitivamente a finales de ese mismo año  en la revista Comic Flapper de Media Factory. Desde entonces el manga no ha parado de ganar seguidores, siendo incluso nominado a los premios Manga Taishō en el 2012. También cuenta con una adaptación al anime (Shin-Ei Animation), con capítulos de corta duración muy fieles al original.

Volviendo al análisis del manga, como ya he dicho anteriormente El Pupitre de al Lado no es una obra que busque nada en el lector más allá de generar comedia. El humor que se utiliza, además, no es excesivamente japonés (aunque tiene sus excentricidades), puede ser comprendido y disfrutado por todos más allá de las barreras culturales. Lo que más destaco de esta obra es la tremenda imaginación que destila a la hora de plantear los "juegos". A veces te sientes como Rumi y te pierdes viendo a Seki desarrollar sus maquinaciones. Resulta curioso ver como una obra tan básica, con utilización de tan pocos elementos (solo los protagonistas, la clase y alguna aparición muy esporádica de algún profesor o compañero), puede llegar a ser tan entretenida. En cierto sentido recuerda, salvando las distancias, a viñetas cómicas que podemos encontrar en los tradicionales "tebeos" españoles, aunque con mucho más trabajo en la parte de dibujo. La serie muestra un ritmo genial, que no decae en ningún momento, muy dinámico, y que encaja a la perfección con lo que quiere contar. Habrá que ver como se desarrolla todo en los siguientes tomos (7, por el momento, en Japón) para comprobar si no se acaba haciendo pesado o cae en la repetición excesiva, aunque por el momento no es algo que tema demasiado, ya que las ocurrencias de Seki dan mucho juego y parecen ilimitadas, y además la duración es corta.


En cuanto al dibujo, pese a ser una serie de consumo rápido y centrada por completo en el humor, hay que decir que Morishige se esfuerza y consigue dar solidez y estilo a su conjunto. El dibujo es por obligación simple, pero muy detallado, con fondos también sencillos y con menor complejidad de composición (ya que no son necesarios), pero que se dejan notar para dar presencia. Es un dibujo de trazo preciso, muy limpio y con una genial creación de secuencias y escenas. Pese a que el texto está presente en forma de pensamientos o conversaciones esporádicas, la batuta del argumento y la acción la lleva el dibujo, con una genial utilización tanto del lenguaje no verbal como del dinamismo o la estaticidad de los personajes y objetos con los que interactúan. Esto es algo de vital importancia si tenemos en cuenta que Seki no habla en ningún momento, pero aun así es un personaje que transmite mucho, gracias al gran trabajo en su expresividad y la gestión de los planos. Además, el autor hace encajar perfectamente esos puntos positivos de Seki con las aportaciones de Rumi (tanto verbales como expresivas), dando lugar a historias dinámicas y fáciles de leer y entender con un vistazo. Más allá de esto, el sombreado, el entintado y la utilización de efectos tienen un un nivel espectacular.

Además, la edición de Tomodomo es, como de costumbre, genial. Un tomo de formato rústica con sobrecubierta, de 170 páginas en blanco y negro y gran tamaño (12,8 x 18,2). Tanto la sobrecubierta (a color y con un acabado estupendo) como la cubierta interior son una reproducción fiel de las portadas originales japonesas, con el añadido de la traducción del interior. Es una de las cosas que mas me gusta al comprar un tomo, ver que la cubierta no es solo un reflejo en blanco y negro de la portada exterior, sino que tiene algo más (en este caso dos ilustraciones de Rumi y sus quejas para con Seki). Aparte de todo eso, la maquetación es sublime, limpia, con buenos margenes y sin ningún tipo de error. Además con Tomodomo tengo una debilidad, y es que la tipografía utilizada me encanta (y pega mucho al tono de este manga), así como lo bien que plantean el uso de los bocadillos de diálogo, bien diferenciados y con estilo. Aparte de esto, la traducción (a cargo de Ana María Caro) es perfecta, con todos los términos, efectos, onomatopeyas, etc... traducidas y perfectamente localizadas, aparte de aclaraciones a determinados juegos o elementos utilizados por Seki que no suelen verse en Occidente. Un detalle genial y un 10 a la editorial por la deferencia. El precio es de 8€ e incluye un marcapáginas de regalo (si lo compráis en tienda física creo que dependerá de vuestro distribuidor).

Para concluir, El Pupitre de al Lado es una obra original, muy divertida y entretenida, muy sencilla de leer y que engancha aunque no quieras. Es recomendable comprarla sin ninguna pretensión, casi sin saber nada de ella más allá de que sea de humor, porque se convertirá sin duda en una de vuestras mejores compras a ciegas (como me paso a mí). Da gusto ver como, poco a poco, el catálogo de obras se va abriendo en nuestro país a muchos géneros, por minimalistas que sean, porque podemos encontrar joyas como este El Pupitre de al Lado. La serie consta, por el momento, de 7 tomos (abierta en Japón) y la periodicidad de Tomodomo será bimestral. Yo en vuestro lugar no perdería la oportunidad de leer una de las obras más originales del año, con una propuesta fresca que os asegura un rato de risa y desconexión total. Una obra para relajarse, divertirse y disfrutar al 100%.

R.Betta

7 comentarios:

  1. Cuando vi que Tomodomo había licenciado esta obra me quedé un poco parada al leer la sinopsis pues viendo que cuenta por ahora con 7 tomos y que en realidad no pasa nada, solo es Seki haciendo de todo para distraerse en clase... me tiró mucho para atrás, la verdad. Pero ahora que leo tu reseña al igual le echo un ojo, solo espero que en los 7 tomos no acabe siendo repetitivo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De ese temor hablo en la reseña,que se caiga en la repetición.Pero de momento el humor que usan y las situaciones que se crean tienen bastante posibilidades,así que no creo que haya peligro.Además Tomodomo no suele apostar por licencias que se alarguen mucho en el tiempo,y creo que para 10/12 tomos la fórmula aguanta sin ningún problema ^^. Yo que tu le echaría un ojo sin miedo,te vas a reir seguro y a malas el tomo puede considerarse autoconclusivo así el riesgo es mínimo :)

      Eliminar
  2. Way way ^^ me encantó el manga, también compra a ciegas sin saber nada y uno de los pocos entre tantos que estoy deseando que salga para comprarlo para poder reírme :D
    Una de las cosas que noté también en este manga, y que es un punto a favor en mi caso es que, aunque ves que usa a veces juegos japoneses que podrías decir al principio "no tengo ni idea de cómo se juega a este juego podré entonces comprender el capítulo? :S" ves que eso no pasa en absoluto =) porque lo reconvierte a otro totalmente distinto y te olvidas totalmente del juego original en sí XD es algo que me ha impresionado y que satisface ^^

    Nada más que añadir, coincido contigo en todo =)

    Un saludo ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es de esos mangas que te leerías varios tomos del tirón sin ningún problema,engancha un montón y viene genial como "manga puente" entre obras más serias que tengas ^^.

      La imaginación que tiene el autor es de lo mejor,sí,y es lo que he escrito,que pese a los juegos usados y demás,el humor que usa es muy universal,y las situaciones son tan absurdas pero comprensibles a la vez que es un lujo leerlo. A ver si pasan pronto los dos meses hasta el 2º tomo jajaja

      No esperaba menos de ti en las coincidencias :P Gracias por leerla y,por fin,comentarlas xD

      Eliminar
  3. Quiero un novio como Seki.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para procrastinar TOOOODO el tiempo.

      Eliminar

Puedes dejar aquí tu opinión sobre este artículo. Gracias.